Crónica del taller de corrección «Español y punto»

El día 10 de junio tuvo lugar el taller «Español y punto» impartido por la traductora y correctora Marina Mena en la Casa del Lector, al que asistimos estudiantes universitarios, traductores noveles y profesionales con mucha experiencia. Y, aunque las necesidades de cada uno eran distintas, el taller resultó muy útil para todos.

Marina comenzó hablando de ortotipografía y nos recordó, por ejemplo, el uso de la cursiva, de los puntos suspensivos o la forma de marcar un diálogo dentro de otro. Después trató cuestiones de corrección de estilo, como cuáles son las interferencias más comunes que se producen de una lengua a otra en las traducciones. La exposición fue muy dinámica, pues la ponente nos hacía participar continuamente: debíamos detectar errores y corregirlos. Utilizó ejemplos reales de todo tipo de textos, como novelas, cómics o ensayos científicos. Por último, nos enseñó algunos trucos de Word muy prácticos para hacer macros y limpiar y corregir los textos de manera rápida y eficaz. Además, nos recomendó muchos recursos interesantes para seguir aprendiendo y mejorando en nuestro oficio.

El taller me pareció muy entretenido y formativo, tanto que me quedé con ganas de más. Me alegro mucho de que se estén haciendo actividades relacionadas con la corrección, pues creo que son fundamentales para progresar como traductores, ampliar nuestro horizonte profesional y también para entender mejor la tarea del corrector, con quien estamos destinados a convivir en nuestra vida laboral.

Al terminar el taller nos fuimos todos juntos al Retiro, donde nos esperaban otros traductores para hacer un pícnic. Encontramos un sitio estupendo a la sombra y, sentados en círculo, intercambiamos historias y experiencias.

Y así, de cháchara, se nos pasaron las horas volando. Fue una tarde fantástica en la que, además de pasar un rato muy agradable con amigos traductores, también conocí a gente muy simpática e interesante a la que espero volver a ver muy pronto.

Irene Maseda

Talleres de traducción de Soria: 14, 15 y 16 de julio 2017

El Centro Internacional Antonio Machado y ACE Traductores organizan unos talleres de traducción editorial este mes de julio en Soria. Los talleres se dirigen especialmente a estudiantes de últimos cursos o recién graduados, pero también a jóvenes profesionales interesados en practicar traduciendo, por ejemplo, desde su segundo idioma de trabajo.

talleres_soria

Uno de los principales atractivos de esta propuesta es la diversidad de idiomas. Los participantes podrán elegir entre alemán, inglés, francés e italiano. Las tareas de traducción propuestas parten de dichos idiomas y tienen el español como lengua  de llegada. Cada taller tendrá un máximo de 20 alumnos.

Reconocidos traductores editoriales socios de ACE Traductores dirigirán las actividades en cada uno de los idiomas. Así, Belén Santana impartirá el taller de alemán, Juan Gabriel López Guix el de inglés, Goedele De Sterck el de francés  y J. A. González Sainz, el de italiano.

Los participantes pueden matricularse solo en el taller, o bien elegir la opción de matrícula y alojamiento con pensión completa.

La información detallada y las instrucciones para la inscripción pueden encontrarse aquí.

Jornadas de traducción científico-médica 2017 en Málaga

Entre los días 1 y 3 de junio de 2017, se celebraron en Málaga las Jornadas de traducción científico-médica organizadas por Asetrad, Tremédica y ACEtt, que supusieron una oportunidad perfecta para mezclar a profesionales de muy diversa índole a quienes unían unos mismos intereses: las ciencias y la traducción.

Las jornadas se inauguraron con la charla de Fernando Navarro, médico, traductor y autor del recurso terminológico más importante existente para toda persona que se dedique a la traducción médica, y no solo: el Diccionario de dudas y dificultades de traducción del inglés médico. En su charla, Navarro se centró en explicar lo importante que resulta la divulgación y, en concreto, la buena divulgación, para la difusión de conocimientos en cualquier ámbito profesional, más allá de las distintas ciencias en sí.

18882023_1482729008450104_2300463100605324346_n

A Navarro le siguió Francisco Villatoro, profesor universitario e investigador, y responsable de un blog centrado en la divulgación científica. Gracias a esta ponencia surgieron temas muy interesantes para el mundo de la traducción, como la creación o no de neologismos y la diversidad lingüística en el amplísimo ámbito geográfico del español.

El segundo día de las jornadas comenzó con la intervención de Ana Puga, traductora en las Naciones Unidas, quien nos habló sobre cómo el ámbito científico se mezcla con el diplomático en el contexto de dicha organización, y sobre cómo casi cualquier texto ligado a la actividad de la ONU puede contener terminología y otros aspectos que requerirán destrezas en traducción científica.

Seguidamente, Emma Goldsmith, enfermera y traductora, especializada en el ámbito de los ensayos clínicos y la investigación, centró su ponencia en las plantillas de la Agencia Europea de Medicamentos, y mostró con ello cómo también en los textos puramente científicos hay que ceñirse a veces a espacios, formatos y otros condicionantes, más allá de lo terminológico y lingüístico, que delimitan las traducciones.

18893467_1482729355116736_5352449638824872201_n

Después de estas dos intervenciones, llegó el momento de la parte más literaria de las jornadas, con las ponencias de Marta Sánchez-Nieves y Carmen Montes, traductoras del ámbito editorial que nos hablaron de sus trabajos con Nikolái Vavílov y Harry Martinson, respectivamente. En ambas charlas quedó patente cuánto del mundo científico (y no solo del médico) puede llegar a aparecer en un texto literario, a través de la botánica o la ciencia ficción, por ejemplo, y lo necesario que les resulta a quienes se dedican a la traducción editorial conocer y manejar los recursos y las herramientas de otros ámbitos científicos.

En su turno, Gonzalo Claros, profesor universitario y traductor científico, evidenció con sus explicaciones y ejemplos de compuestos químicos la relevancia de tener un mínimo conocimiento de ciertos campos científicos para abordar según qué traducciones, así como la necesidad de mantener una constante rigurosidad y de adoptar la lógica científica a la hora de traducir.

En la sección vespertina, llegó la ponencia de Jesús Clemente, traductor especializado en biociencias y tecnología de la información, quien transmitió lo cercano que puede llegar a ser un idioma como el japonés incluso sin haber tenido ningún contacto directo con esa lengua, además de apuntar a la importancia de conocer los avances en ciertos campos de la ciencia para dedicarse a esos ámbitos de la traducción.

Para concluir con la segunda jornada, el biólogo y profesor Ramón Muñoz Chápuli explicó con toda claridad y detalle cómo ha evolucionado la teoría de la evolución, valga la redundancia, para terminar abriendo un debate muy interesante (aunque con poco tiempo ya, por desgracia) sobre las traducciones de ciertos términos básicos en este campo de la ciencia y las dificultades que los propios científicos se encuentran a la hora de ir integrando en su lengua conocimientos que llegan desde otros idiomas.

El tercer y último día de ponencias comenzó con la intervención de Maya Busqué, intérprete de conferencias y traductora, que despertó entre toda la audiencia el interés por la interpretación y las estrellas. A través de la narración de su experiencia profesional, Busqué explicó, entre otras cosas, la importancia de saber cribar la información relevante para lograr hacer interpretaciones en los ámbitos de conocimiento más insospechados.

18893237_1482729658450039_5567025466384309136_n

A continuación, Karen Shashok, traductora y asesora editorial, enfocada en el trabajo con artículos de investigación en el ámbito científico, habló sobre las distintas dificultades a la hora de traducir y revisar este tipo de textos, una actividad en la que hay que tener en cuenta diversos factores ajenos a la propia traducción, como son los criterios de las revistas científicas o de los propios autores, aparte de las complicaciones que pueda entrañar cada ámbito científico en concreto.

El colofón a las jornadas lo puso la mesa redonda sobre traducción en tándem, formada por las traductoras Alicia Martorell, María Bonilla, Pilar Lucena y Ana Belén Martínez (con la moderación de la también traductora, e ilustradora, Sarah Quijano). Esta charla permitió iniciar un debate entre ponentes y asistentes sobre las diferentes posibilidades de traducción colectiva, las condiciones más prácticas de la profesión y otros aspectos relacionados con la situación laboral en la que trabajan traductores y correctores.

Por supuesto, entre charla y charla hubo tiempo para los contactos humanos, aunque esa es otra historia. Esperamos que haya más ocasiones en las que seguir ahondando en la vinculación entre campos de conocimiento tan distintos y tan cercanos a la vez. Hasta esas próximas veces.

Esther Cruz

Mesa redonda «Elfos, vampiros y hologramas de vídeo: la traducción de literatura fantástica no es cosa de niños» en la Feria del Libro de Madrid

Un año más ACE Traductores estará presente en la Feria del Libro de Madrid. El 10 de junio por la tarde participaremos con una mesa redonda bajo el título: «Elfos, vampiros y hologramas de vídeo: la traducción de literatura fantástica no es cosa de niños». Los traductores Manuel de los Reyes García y Pilar Ramírez Tello hablarán sobre las peculiaridades de la traducción de literatura fantástica y sobre la percepción que de ella se tiene tanto entre otros profesionales del gremio como entre los lectores.

¡No faltéis!

Mesa redonda Feria del Libro 2017

Taller «Español y punto. Taller de corrección para traductores», por Marina Mena Guardabrazo

ACE Traductores os anima a participar el próximo 10 de junio en un taller de corrección para traductores titulado «Español y puntoTaller de corrección para traductores», que impartirá nuestra socia Marina Mena Guardabrazo. Podéis descargaros aquí el formulario de inscripción.

Web_Español_y_punto_con_llamada_negra_boli

Diálogos, incisos, calcos, falsos amigos evidentes y no tan evidentes, oralidad… En el transcurso del taller abordaremos distintas cuestiones estilísticas y ortotipográficas que los traductores deben tener en cuenta al revisar sus traducciones. Además, Marina Mena nos desvelará algunos trucos (macros, atajos de teclado, etcétera) que pueden hacer de Word el mejor aliado del traductor en vez de su enemigo.

Marina Mena

Marina Mena Guardabrazo es licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad Pontificia de Comillas y máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Además de pertenecer a ACE Traductores, es socia de UniCo. Se ha formado en corrección mediante distintos cursos de Cálamo & Cran y de la Universidad de Málaga. Trabaja desde hace años como correctora para diversas editoriales. Entre los autores que ha traducido se encuentran Susan Kinsolving, Ariel Levy, Virginia Woolf o James Joyce.

La fecha límite para inscribirse en el taller es el miércoles 7 de junio.

Actividades en torno al Día del Libro 2017

Con la intención de dar a conocer la imprescindible labor de los traductores, ACE Traductores organiza un año más algunas actividades en el marco de las celebraciones del Día del Libro. Agradecemos a los socios implicados su colaboración, y esperamos que estas actividades constituyan un agradable motivo de encuentro para traductores y lectores.

Flores Libro

23 de abril, Barcelona

Día de Sant Jordi. «Traducir, leer, vivir». ACE Traductores sale a la calle junto con editoriales, librerías y lectores. En los Jardines de Rubió i Lluch los alumnos de la Facultad de Traducción de la Universidad Autónoma de Barcelona darán lectura en voz alta a algunos fragmentos de Mark Twain traducidos en la asignatura de Traducción Literaria, impartida por Juan Gabriel López Guix.

Lugar y hora: Jardines de Rubió i Lluch, 12 h.

5 de mayo, Málaga.

Charla «La constelación del perro: delicias y sinsabores de traducir a cuatro manos». Los traductores Blanca Rodríguez y Marc Jiménez Buzzi compartirán con el público las ventajas y dificultades de traducir una obra a cuatro manos.

Lugar y hora: Centro Andaluz de las Letras, 16 h.

9 de mayo, Salamanca

Coloquio «Cómo se hace un libro: traducir Pax Romana, editar La marcha de 150.000.000». En el contexto de la 37 Feria Municipal del Libro de Salamanca, ACE Traductores reúne a la traductora Teresa Martín Lorenzo y al editor de la editorial Delirio Fabio de la Flor, que charlarán sobre sus respectivas labores y la relación traductor/editor.

Lugar y hora: Plaza Mayor, Espacio Municipal de Actividades, 11h.

**Estos proyectos han recibido una ayuda del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

logotipo MECD

Tres visiones del mismo Ojo: Crónica a seis manos de El ojo de Polisemo IX

Por Lidia Muñoz Solera, Blanca Juan Gómez y Sara Rupérez León, asistentes al encuentro y estudiantes del Grado en Traducción e Interpretación de la Universidad de Salamanca

Introducción

Presentamos una crónica de la novena edición de El ojo de Polisemo. Es una visión múltiple, como múltiples han sido las interpretaciones de la historia en ensayo y literatura, las trayectorias que se han presentado en el encuentro y las percepciones de los asistentes. Así pues, desde la Universidad de Salamanca, les presentamos un verdadero «Poli-semo»; una crónica a la carta, en la que podrán elegir un primer plato, un segundo, un postre humorístico; o disfrutar de los tres. Para gustos, los lectores.

CartelPolisemoComillas2017

El ojo de Polisemo IX: a vueltas con la historia

Lidia Muñoz Solera

El ojo de Polisemo es una oportunidad excelente para el encuentro entre profesionales, académicos y estudiantes de Traducción. La novena edición ha tenido lugar este año en Madrid, en la Universidad Pontificia de Comillas, los días 23, 24 y 25 de marzo. Como hilo conductor de las jornadas, se escogió el tema de la Historia, lo que dio pie a que los asistentes compartieran conocimientos sobre traducción de los topónimos a lo largo del tiempo, los libros históricos, los libros de historia, la guerra…

El día de bienvenida: la organización, impecable

El primer día, los alumnos del equipo de organización dieron la bienvenida a los asistentes. La ilusión y el entusiasmo podían sentirse en el ambiente ya desde el momento de la inauguración de Susanne Cadera, Carlos Fortea y María Pérez López de Heredia. En la conferencia inaugural, Carlos García Gual, Premio Nacional de Traducción en 1978 y 2002, despertó la conciencia de los asistentes. Expuso cómo las traducciones de nuestros predecesores han moldeado la historia y habló del papel decisivo que ha tenido nuestra profesión en la difusión de ideales y culturas. Fue un discurso académico, pero también reivindicativo, sobre la importancia y la visibilidad de nuestra actividad.

Con estas ideas en la cabeza, nos dirigimos a la cafetería, donde nos esperaba el vino de bienvenida y tuvimos la ocasión de charlar con los profesionales, que nos dieron consejos e ideas de un valor incalculable sobre cómo empezar en la traducción editorial. Además, aprovecharon también para contarnos batallitas con las editoriales y los textos, así como para hablarnos sobre los bretes en los que se han encontrado en algún momento durante el ejercicio de su profesión. Fue, sin duda, el broche a una primera jornada inmejorable.

Traducción editorial, de la mano de la investigación

Jesús Cuéllar inauguró la segunda jornada con su conferencia «El traductor como pesquisidor: tribulaciones de un traductor de ensayo». Dio una charla sobre las actividades de investigación inherentes a la labor de un traductor, especialmente de ensayo, y nos ilustró con ejemplos que mostraban la necesidad de contrastar información puesto que, al traducir, ni siquiera el autor original es de fiar.

Siguió una serie de mesas redondas interesantísimas: «Del libro de historia a la novela histórica», a cargo de Carlos Milla y Elena Bernardo, presentados por Vicente Fernández; «¿Por dónde empezamos la casa?», protagonizada por Teresa Lanero y Paula Aguiriano; y «Solo ante el peligro: el trabajo de un historiador en el escenario multilingüe», con la presencia de José Luis Aja, Henar Pizarro y Emilio Sáenz-Francés, con la moderación de Rocío Martínez.

Tanto la primera como la última estaban centradas en la labor profesional del traductor de historia desde diversas perspectivas, lo que enriqueció la perspectiva de los asistentes. La segunda mesa redonda, por otra parte, estaba claramente dirigida a los estudiantes y fue extremadamente dinámica, ya que las propias conferenciantes pidieron al público que preguntase en cualquier momento.

Finalmente, la jornada del viernes llegó a su fin con la voz de los estudiantes. Varios alumnos de último año de la Universidad Pontificia de Comillas presentaron sus trabajos de investigación, con la moderación de Arturo Peral. Mostraron un rigor impecable, tanto en la presentación como en la elaboración de sus aportaciones. Verdaderamente, despertaron tanto la admiración del resto de estudiantes como el orgullo de sus respectivos tutores.

Jornada de despedida

Para arrancar con el último día, Alicia Martorell dio la conferencia-coloquio «Traducir historia: el espacio y el tiempo», que hizo especial énfasis en la traducción de topónimos. Especialmente ilustrativa fue una de las frases de su intervención: «El paso del tiempo modifica nuestra percepción del espacio». Alicia Martorell fue capaz de transmitir a su audiencia tanto su sabiduría como la pasión que pone en su trabajo. A continuación, Andrea Schäpers presentó en su conferencia un detallado panorama sobre retraducciones de Heinrich Heine y Georg Büchner.

A mediodía, Carmen Francí e Inés Belaustegui, «traductoras todoterreno», abrieron la mesa redonda «Los profesionales traducimos de todo», con la moderación de Amelia Ros. Nos expusieron la amplísima variedad de libros y géneros que han traducido a lo largo de su vida profesional. A continuación, se sortearon los libros donados para la ocasión por las editoriales que han adoptado el contrato tipo de ACE Traductores.

La última conferencia-coloquio fue sobre la traducción de la guerra, a cargo de Belén Santana y Teresa Martín, con la moderación de Claudia Toda. Se habló de la importancia de filtrar las fuentes que se consultan al traducir textos de tinte bélico, especialmente aquellos plagados de citas. Se resaltó además la importancia del factor espacio-temporal, idea rescatada de la intervención de Alicia Martorell. En conjunto, esta aportación se puede resumir con la ingeniosa advertencia de Belén Santana: «Internet es una mina, pero a veces explota».

Así terminaba este encuentro entre profesores, alumnos y profesionales de la traducción. Fueron M.ª Dolores Rodríguez, Carlos Fortea y Ana María Rojo los encargados de despedir esta edición y de invitar cordialmente a todos a asistir a la próxima, que tendrá lugar en la Universidad de Murcia.

Si nos hemos dejado algo en el tintero, se pueden encontrar los tuits del evento bajo la etiqueta #Polisemo2017.

Con esto, nos despedimos… ¡hasta el año que viene!

IMG-20170325-WA0002

El ojo de Polisemo IX: un pensamiento nuevo

Blanca Juan Gómez

Parafraseando a Barthes, tras el peso de un largo camino a través de reinterpretaciones que, como hemos visto, supondrían un problema al traducir estas referencias, El ojo de Polisemo ha sido el mejor regalo posible: un pensamiento nuevo o, más bien, muchos pensamientos nuevos.

Hemos vivido unos días de solidaridad y apertura, de fascinación ante la riqueza de perspectivas y casos que se han presentado. Hemos disfrutado de la generosidad de los profesores y profesionales que en las ponencias y en los debates han acercado a todos su experiencia. En El ojo de Polisemo se respira cultura. Al fin y al cabo, como indicó Vicente Fernández partiendo de Ortega, la traducción, junto a las bibliotecas y la universidad, es un foco de humanismo. Han sido días para la expresión y la reflexión, y también días para la belleza, de la que nos cuesta hablar a los traductores, como apuntó Carlos Fortea.

Por supuesto, también hemos reivindicado la función social de traductores e investigadores. Como nos indicó Belén Santana, ella traduce «guerra para la paz». Hemos recorrido el tiempo e, indisolublemente, el espacio, para ser capaces de reconstruir el «viaje histórico e identitario» de las culturas, en palabras de Alicia Martorell. En este contexto, es imprescindible tener en cuenta las relaciones de poder entre lenguas y culturas, con todas las aristas y la carga ideológica de sus textos.

Por otro lado, Inés Belaustegui y Carmen Francí han demostrado la importancia de educar todas las sensibilidades como traductores, ya que en el discurso literario pueden confluir los estilos y el contenido más variados. Asimismo, nos han confirmado que los procesos cambian según se traduzca de una lengua o de otra.

El 25 de marzo volvimos con más recursos, matizaciones, conocimientos entretejidos y lecturas pendientes. Después de este encuentro, comprendíamos y queríamos comprender más cosas. Estas jornadas de trabajo y pasión por la profesión han supuesto una magnífica extensión de nuestras clases y la apertura de un horizonte futuro, «lleno de aventuras, pleno de saberes».

Nos despedimos deslumbrados por esta novena edición de El ojo de Polisemo, organizado maravillosamente por ACE Traductores y la Universidad Pontificia Comillas. Tenemos la certeza de que habrá muchas más ocasiones, muchos más Polisemos para seguir aprendiendo y deleitándonos, para seguir avanzando en las conquistas y plantear un panorama que entre muchos tal vez podamos construir. Aunque «ni tú ni yo ni el otro lo lleguemos a ver».

El ojo de Polisemo: un viaje hacia la traducción literaria

Sara Rupérez León

Primera parte

En un agujero en la Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca vivían unos hobbits. Sus vidas traductoriles se ajustaban perfectamente al canon: té, clases y horas y horas sumergidas en ese maravilloso mundo inter- e intralingüístico y cultural que tanto les apasionaba. Un buen día, recibieron un correo que les llamó poderosamente la atención. En él, se informaba sobre un encuentro que se celebraría en Madrid los días 23, 24 y 25 de marzo de 2017, bajo el nombre El ojo de Polisemo IX: A vueltas con la historia. Un evento que, como verán, consolidará su gusto por la traducción y, en especial, los motivará a seguir hacia adelante. Pero, no quiero adelantarles acontecimientos, así que dejaré que el transcurso de la historia hable por sí solo. Sin pensárselo dos veces, nuestros hobbits se inscribieron y esperaron impacientes el día de su marcha.

La mañana del 23 nuestros medianos dejaron La Comarca y se dirigieron hacia aquellas tierras madrileñas; hasta entonces, desconocidas y lóbregas. Una vez allí, su travesía hacia el Campus de Cantoblanco de la Universidad Pontificia de Comillas no fue nada fácil: tuvieron que enfrentarse a los efímeros espectros Cercanías; y, tras conquistarlos, anduvieron luchando contra la nieve y el viento huracanado hasta llegar al lugar del encuentro.

Cuando arribaron a su destino, varios hobbits que estudiaban en esa Universidad les dieron la bienvenida y les proporcionaron una carpeta con un diploma de asistencia y el material necesario para el seguimiento de las conferencias. Muy contentos, al fin, nuestros semitraductores se sintieron como en casa y entraron en aquel salón de actos repleto de magos, reyes y demás eruditos del sector. Y lo cierto es que, para su sorpresa, pudieron entablar una conversación distendida con todos ellos, pese a su timidez del principio, la cual fue desvaneciéndose poco a poco a lo largo de la jornada: todos podían considerarse compañeros de profesión, habitantes del Término Medio.

Después, nuestros hobbits tomaron asiento y, tras un pequeño acto de inauguración, pudieron disfrutar de la elocuencia del primer conferenciante, Carlos García Gual. Aquel rey de la palabra los cautivó hablándoles sobre la importancia de la traducción a lo largo de la historia y destapó los entresijos de los grandes clásicos. ¿Sabían que la Biblia fue traducida del griego al latín por san Jerónimo? ¿O que la Odisea se tradujo al alemán y, después, al español? ¿O que el ejercicio de la traducción sufrió una época oscura antes del siglo xix?

Tras el cierre de la conferencia, nuestros medianos pudieron reponer fuerzas con un fantástico vino de bienvenida, donde interactuaron e intercambiaron saberes y experiencias tanto con los otros hobbits como con los reyes, elfos, hechiceros y magos, curtidos en mil batallas. Y lo mismo les acontecería los días siguientes, durante las pausas, las comidas y las salidas por Madrid. Debido a ese dinamismo, el evento les resultó muy enriquecedor dentro y fuera de lo programado.

Segunda parte

A lo largo del segundo día, los moderadores guiaron a nuestros hobbits por tres «sendas» temáticas diferentes. A través de la primera, llegaron al inframundo del «traductor como pesquisidor», de la mano del mago Jesús Cuéllar. Allí pudieron observar a varias de las criaturas únicas e indómitas que albergaba aquel lugar, como las Citas Erróneas. Nuestros hobbits, atemorizados, recibieron consejo acerca de cómo enfrentarse a ellas, con el objetivo de, al menos, intentar sobrevivir.

Después, caminaron por la segunda senda hasta llegar a la aldea de los traductores-historiadores. Allí, descubrieron cómo Carlos Milla y Elena Bernardo labraban los arcaísmos; cómo utilizaban las herramientas de las que disponían, como las memorias de traducción o los textos paralelos, entre otros aspectos. Y, tras esto, visitaron la morada de José Luis Aja y de Henar Pizarro y Emilio Sáenz-Francés, que los deleitaron con sus hazañas en el plano de «un historiador en el escenario multilingüe».

Por último, se aventuraron a transitar la tercera senda, donde se encontraron, primero, con las Elfas del Bosque. Teresa Lanero y Paula Aguiriano fueron las encargadas de mostrarles el mundo más allá de La Comarca y de enseñarles algunas palabras propias de su lengua élfica, como currículum, máster, contrato o tarifa. Después, visitaron a otros hobbits consolidados que habían estudiado o estudiaban en aquel recóndito lugar. Estos, muy profesionales, les hablaron sobre sus trabajos de investigación y abordaron temas como la confluencia del francés con el inglés, el español neutro, la fantasía, la censura o la cuestión del género dentro de la traducción. Y, con esto, nuestros hobbits se fueron a descansar y a reflexionar sobre lo mucho que ese encuentro les estaba aportando.

Tercera parte

El tercer y último día comenzó con la exposición de la hechicera Alicia Martorell, la cual les enseñó pequeños encantamientos sobre la difícil tarea que suponía trasladar topónimos y, más en concreto, exónimos en una era como la suya. Con todo ello, consiguió elaborarles un pequeño mapa teórico, en el que destacó la importancia de la época de un texto como treta para fijar una denominación correcta en su traducción. Tras esto, los hobbits madrileños se encargaron de repartir entre los allí presentes libros únicos de poder; y, todos, llenos de júbilo, fueron a celebrarlo a la cafetería.

Acto seguido, la Dama de Lothlórien, Andrea Schäpers, dejó «su estela» presentándoles un estudio muy pormenorizado sobre las retraducciones de Heine y Büchner; y Carmen Francí e Inés Belaustegui, guerreras del reino de Gondor, les mostraron los múltiples escenarios de batalla en los que habían combatido: desde la traducción de libros de historia hasta la de libros sobre yoga, pasando por ejemplares de medicina y novelas románticas.

Para finalizar, nuestros hobbits se sorprendieron al ver caras conocidas, procedentes de su Comarca. Belén Santana, Claudia Toda y Teresa Martín se encargaron de poner el broche final al encuentro conduciéndoles por los derroteros de la «traducción de la guerra». En especial, abordaron el tratamiento del ensayo literario, los apelativos que reciben los ejércitos, la ideología en este tipo de textos… Y las triquiñuelas para conseguir trasladar con naturalidad la redacción tan detallada que presenta un escrito en lengua alemana.

Y, con todo ello, Susanne Cadera, M.ª Dolores Rodríguez, Carlos Fortea y Ana María Rojo dedicaron a todos los presentes su más sincero agradecimiento, cerrando así la novena edición del encuentro. Tras esto, nuestros hobbits, muy emocionados, inmortalizarían su despedida con instantáneas; y prometerían volverse a ver en Murcia para celebrar por todo lo alto la década del evento. Pero esa historia, mis queridos lectores, aún está por escribir.

Polisemo_SectorSalmantino

¡Larga vida al ojo de Polisemo!